Conocer Menorca…

En 1993 Menorca fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Menorca es una isla grandiosa, por su gran diversidad de paisajes mediterráneos, en los que conviven especies exclusivas de la isla. Pero Menorca no es sólo playas. Su diversidad ambiental es muy amplia. Así, la isla ofrece la posibilidad de encontrar una representación de casi todos los hábitats propios del Mediterráneo.

Comer…

Podemos seguir buscando nuestro propio paraíso muy cerca del mar; en los exquisitos restaurantes donde las recetas de cada plato que degustaremos, se concentran un compendio de historias y de civilizaciones que han ido enriqueciendo la cocina popular menorquina con el paso de los años.

Comprar…

Comprar en Menorca es todo un ritual que no podemos perdernos. En sus animados mercados al aire libre, donde se respira una atmósfera realmente especial, podremos descubrir la variada artesanía de la isla. Podremos descubrir, sin prisas, el encanto de perderse por sus calles, hasta llegar a los encantadores comercios de sus poblaciones, que mantienen todavía el sello de autenticidad.

Salir…

Menorca ofrece tantas posibilidades de ocio que es fácil encontrar el paraíso que cada uno busca. Disfrutar de las noches de Menorca es cuestión de dejarse llevar por el instinto. Podemos vivir noches sin fin, en las que la diversión está asegurada, o disfrutar de la calma de la isla en la tranquilidad de una terraza junto al mar.

Senderismo…

La isla está trazada por innumerables caminos rurales, casi infinitos, por los que podremos descubrir sorprendentes paisajes, siempre con el aroma del mar.

Piragüismo…

Descubrir Menorca en piragua es una muy buena forma de vivir la aventura del mar a través de la naturaleza virgen. En las diferentes rutas que pueden hacerse descubriremos cuevas marinas, impresionantes acantilados o podremos atravesar los puentes naturales más sorprendentes del Mediterráneo.